“El MIR está generando un embudo de estudiantes de Medicina sin futuro”

El acceso al sistema MIR es cada vez es más difícil, y eso lo saben los principales afectados: los estudiantes de Medicina. Para ello solo hay que mirar los números. En esta convocatoria, más de 8.670 aspirantes no conseguirán una plaza, siendo este año el acceso más disputado de los últimos seis. Eso lo sabe Carlos García, estudiante de Medicina de laUniversidad Jaume I, y que se presenta al examen MIR por primera con una sensación “agria”.

“No es justo que cada vez se presentan más gente y más gente al MIR y noaumenten el número de plazas. A ese número hay que sumarle las personas que ya se presentaron el año pasado, o incluso lo que repiten para hacer una nueva especialidad. Se está generando un embudo de estudiantes de Medicina sin futuro”, denuncia.

Aun así, él no desiste y llega al examen MIR 2019 esperanzado de poder escoger una plaza de “casi cualquier especialidad”. “Conforme he ido avanzando en el estudio he ido ampliando mi abanico de opciones para escoger especialidad. Si al principio quería hacer Cirugía Plástica, a día de hoy haría cualquier especialidad que se ofertara en Madrid”, confiesa.

De las 44 especialidades médicas que se oferta, García Martí le ha echado el ojo a Medicina de Familia. “Al principio era una especialidad que no me llamaba la atención, pero con el paso de los meses me parece una opción muy interesante. Sobre todo si luego puedo especializarme en un área más concreta”, asegura a falta de un mes para presentarse a la prueba

Adaptación

Su caso es uno más de los 15.475 aspirantes que se presentan este año al examen MIR. Él tuvo que volver de Madrid a Castellón en mitad del curso por motivos personales, y eso ya le supuso un importante hándicap en su rutina de estudio. Necesite más de un mes y medio para volver adaptarme de verdad. Me sume directamente a la rutina de la tercera vuelta y en algunas asignaturas estaba realmente perdido, pero ahora he mejorar los resultados”, relata.

Él, como muchos otros, es de los que se decanta por estudiar en casa, “porque la biblioteca me pilla muy lejos”. Su habitación, según cuenta,“parece una auténtica sábana de pósit con apuntes del examen MIR. Me ayudan a recordar”.

A menos de un mes de celebrarse la prueba, Carlos García explica que no va a cambiar su rutina de estudio que comienza a las seis de la mañana y termina a las siete de la tarde, de lunes a domingo. Siempre intenta desconectar en el gimnasio o entrenando al aire libre, aunque “sin dejar de pensar en el futuro que me deparará el examen MIR dentro de un mes”.

Publicada en Redacción Médica, 9 de enero de 2019.
2019-01-14T09:20:22+00:0014 enero, 2019|Blog del residente|Comentarios desactivados en “El MIR está generando un embudo de estudiantes de Medicina sin futuro”